LECCIONES DE EDDIE ROBINSON, LEGENDARIO COACH DE FÚTBOL AMERICANO

Para hacer realidad nuestros sueños de prosperidad y felicidad necesitamos hacer una labor colectiva donde todos nos impulsamos unos a otros. Como persona líder, alientas a otras a crecer y las guías al éxito. Alguien que influyó en el éxito de muchos fue el coach de fútbol americano colegial Eddie G. Robinson

Para hacer realidad nuestros sueños de prosperidad y felicidad necesitamos hacer una labor colectiva donde todos nos impulsamos unos a otros. Como persona líder, alientas a otras a crecer y las guías al éxito. Alguien que influyó en el éxito de muchos fue el coach de fútbol americano colegial Eddie G. Robinson, Sr. A lo largo de una carrera impresionante de más de 50 años, entrenó a un solo equipo: los Tigres de la Universidad Grambling State. Además, tuvo uno de los mejores récords de la historia.

“La profesión de coach es una profesión de amor. No puedes entrenar a nadie si no le amas.” El coach Robinson entendía que para dirigir a otros al éxito, el futuro de estos tenía que ser tan importante como el propio; y puso esta idea en práctica con gran sacrificio y dedicación. Él conocía su capacidad para ayudar a otros, y sabía que con sus acciones podía moldear a sus estudiantes e impulsarles al éxito.

El objetivo del coach Robinson no era solo generar emociones positivas, sino ganar partidos. Su filosofía de dirigir con amor dio grandes resultados. Sus jugadores no solo triunfaban en el terreno de juego; muchos de ellos tuvieron carreras exitosas posteriormente. Él buscaba “actualizar” a sus jóvenes en tiempos difíciles. Grambling State era una pequeña universidad para estudiantes negros con pocas oportunidades frente a ellos, y Robinson volcó en sus jugadores todo su interés, esfuerzo y amor. Cuentan que despertaba a sus estudiantes para darles de desayunar; les preparaba sus almuerzos cuando jugaban fuera; atendía los vendajes de sus heridas. Cuando un padre sacó a dos de sus mejores jugadores para que le ayudaran a cosechar algodón, Robinson se presentó con todo el equipo y juntos cosecharon algodón el día entero para que ambos jóvenes pudieran permanecer en el equipo.

Robinson supo convertir las circunstancias negativas en positivas. En su primera temporada como coach su equipo perdió. En la siguiente temporada hizo cambios y reclutó al talento necesario para transformar al equipo y producir un récord perfecto de 8-0. Bajo la tutela de Robinson, los Tigres tuvieron otras dos temporadas perfectas y ganaron numerosos campeonatos. Más de 200 de sus jugadores luego pasaron a la NFL (la liga profesional de futbol americano); solo la universidad de Notre Dame aportó más jugadores a esta liga. Para cuando se retiró, Robinson había acumulado 408 victorias en el campo; pero su mayor logro fue la vida de sus jugadores.

¿Qué es lo que te impide actualizar tu éxito? Eddie Robinson se entregó con integridad y amor por años y años para que generaciones de jóvenes de color pudieran enfrentarse a la segregación, los prejuicios y el racismo. ¿Acaso buscas tener éxito por ti mismo(a)? Afortunadamente no es necesario. Gracias a la brillante visión de nuestro fundador, el Sr. Leow Soon Seng, Gano Excel usa el marketing en red para recompensar a cada Afiliado. Todos en equipo participamos en un esfuerzo global para difundir salud y riqueza a través de nuestros productos enriquecidos con Ganoderma lucidum. Experimenta a fondo lo que significa ser parte de un equipo, y tal vez pronto descubras y pongas en práctica tus propias habilidades de líder y coach.

Finalmente, en caso de que no te hayas dado cuenta, vale recalcar la perseverancia que demostró este gran coach. Claro que ganar partidos le ayudó a perseverar; pero cuando fue tentado a probar otras oportunidades, no lo hizo. Seguramente en su carrera de 50 años con más de 400 victorias Eddie Robinson recibió ofertas muy atractivas. Pero cuando se retiró expresó gran orgullo en haber tenido un solo trabajo y una sola esposa. Su filosofía de vida le llevó a encontrar alegría y significado en esa universidad; no le era necesario buscar más allá de lo que ya había encontrado. Sin duda alguna, ¡la lealtad da buenos resultados!